Asociaciones japonesas de consumidores hacen campaña en favor de bananas éticas de Filipinas

e-mail icon
Tras el reciente lanzamiento de una campaña "Bananas Éticas" en Tokio para promover la protección ambiental y la justicia social para los agricultores filipinos, las organizaciones de la sociedad civil (OSC) y los grupos de consumidores en Japón han iniciado un sistema para supervisar los plátanos exportados de Filipinas.
 
La campaña, promovida por la Interface Development Interventions (IDIS), busca animar a los consumidores japoneses a comprar bananas producidas por empresas que siguen buenas prácticas agrícolas (BPA) y aseguran el bienestar de los agricultores bananeros.
 
La banana es el tercer producto alimenticio en Filipinas en términos de volumen de producción, después del arroz y el coco. Se cultiva principalmente en plantaciones en Mindanao en el sur de Filipinas. El 30 % de las bananas que se consumen en Japón provienen de grandes bananeras y otros proveedores de bananas orgánicas en Mindanao.
 
Los grupos que han promovido la campaña (el Asia Pacific Resource Centre, Alter Trade Japan y Alternative People's Linkage in Asia (APLA)) planean crear tarjetas de puntuación sobre los productos bananeros filipinos y proporcionar a los consumidores información sobre las prácticas agrícolas de la bananeras en el país.
 
IDIS también llevará a cabo un estudio sobre los riesgos ambientales y realizará un seguimiento de las mejores prácticas agrícolas de las plantaciones bananeras en las regiones y en otras partes de Mindanao. Chinkee Peliño-Golle, directora ejecutiva de IDIS, dijo que la corporación multinacional japonesa Sumitomo Fruits Corporation (SUMIFRU) utiliza el método prohibido de aplicación aérea de pesticidas, que supone riesgos como el aumento de la exposición de las personas y el medio ambiente a productos tóxicos.
 
"Respetad nuestro derecho a vivir, prohibid la aplicación aérea de pesticidas". Foto: IDIS
 

«Exhortaremos a las bananeras a adoptar y practicar BPA en sus plantaciones para garantizar la seguridad alimentaria y la calidad de la banana en Mindanao», dijo el abogado Irvin Sagarino, de Initiatives for Dialogue through Empowerment and Alternative Legal Services (IDEALS). «Las BPA son particularmente importantes en la industria bananera, no solo para la sostenibilidad de la producción y la minimización del impacto ambiental, sino también para garantizar que las actividades de recolección, envasado y transporte se llevan a cabo en condiciones higiénicas para entregar una fruta segura y de buena calidad a los consumidores».

Las malas condiciones de trabajo y los negativos impactos ambientales de la industria bananera filipina han sido bien documentados, incluyendo un video de 2016 de Radio Nueva Zelanda (República bananera: la horrible historia tras la fruta más popular de Nueva Zelanda) que mostró una imagen muy negativa de las condiciones de trabajo y del respeto por los derechos laborales en las plantaciones de SUMIFRU en Filipinas.

"Los trabajadores tienen jornadas laborales de hasta 18 horas al día"
 

Sumifru es una subsidiaria de Sumitomo Corporation, que compró el año pasado el gigante de frutas multinacional irlandés Fyffes. Actualmente, Fyffes ha sido expulsada de la iniciativa Ethical Trading Initiative en Reino Unido a consecuencia de las pruebas recogidas en 2016 de violaciones a los derechos laborales en las subsidiarias de la compañía en Costa Rica y Honduras.

Los agricultores de las bananeras empujados a la pobreza

Al mismo tiempo, un estudio de caso de 2018 realizado por Oxfam, Tierra pero no libertad: deuda, pobreza y sufrimiento humano en el comercio bananero de Filipinas, explica cómo muchos productores de bananas en Filipinas están siendo empujados a la pobreza por las empresas, como Sumifru, que compran sus bananas para la exportación.

IDEALS ha estado trabajando en colaboración con Oxfam para apoyar a las cooperativas de agricultores en sus esfuerzos por renegociar o anular contratos injustos. Recientemente han publicado un video corto, Destino de deuda: la lucha de los agricultores bananeros filipinos, para mostrar el sufrimiento de los bananeros, explotados y maltratados, cargados de deudas y sumidos en la pobreza.

"Ser agricultor es muy difícil"

Fuentes: