¿Cómo se comparten los beneficios?

e-mail icon

La mayoría de las pinas frescas que se vende en el mercado mundial está fabricando América Latina, con el 84% cultiva en la Costa Rica. La mayoría de la producción es a gran escala, en las plantaciones mono culturales propietarios de las pequeñas empresas nacionales y multinacionales de la fruta. La empresa frutal ‘Del Monte’ y sus subsidios producen más que 50% de las exportaciones de pinas en Costa Rica. Las producciones más pequeñas no existan, pero hay muchas que tengan las deudas y la bancarrota.

Mientras que las empresas mayores como Del Monte, Dole, Fyffes y Chiquita dominaban la cadena de suministro mundial de la piña en los últimos 10 años hemos visto un aumento en la influencia de los detallistas grandes. El grafico ‘piña dividida’ a baja muestra la distribución del valor a la cadena de suministro de la industria pina, ahora las detallistas tienen la parte mejpr-41%. Esta parte aumenta a ritmo constante cuando los detallistas intentan conseguir directamente comprar de las producciones está deshaciendo el intermediarlo, por ejemplo, los comerciantes multinacionales.

En la otra mano los trabadores pinas receben un parte muy pequeño en valor a lo largo de la cadena de suministro- solamente 4%. Las condiciones para estos trabajadores están generalmente muy pobres incluido los salarios de pobreza, las horas largas, la represión unión, la discriminación de género y los impactos de la salud como un resulto de trabajando con los sustancias químicas tóxicos. La industria pina es responsable también para el daño ambiental significativo en los países de producción.

Algunos ejemplos de los prácticos sociales e ambientales que son mejores se podrían ver dentro de la industria, especialmente en el caso de las producciones certificados pequeñas ‘Fairtrade’(comercio justo) e orgánico en la región del norte de Costa Rica. Sin embargo, estas producciones pequeñas representan una minoría en una industria que esta dominando a gran escala, la producción convencía controlado por un puñado de las compañías frutales poderosas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto: Agrícola Agromonte planta de empaque, Costa Rica